Viernes, 10 Noviembre 2017 12:26

Los probióticos, nuevo debate en Europa

Diferentes asociaciones y federaciones europeas han presentado una declaración conjunta a la instituciones europeas en la que se solicita el reconocimiento del término “probiótico”, un tema que lleva años estancado y que, según estas entidades, requiere una solución inmediata.

El sector probiótico cree que ha llegado el momento de actuar. Por este motivo, la Asociación Internacional de Probióticos (IPA) en Europa, la Federación Europea de Asociaciones de Fabricantes de Productos para la Salud (EHPM), de la que forma parte Afepadi, y la Asociación Europea de Productos Lácteos (EDA) ha instado a la Comisión Europea a legislar con el fin de permitir el uso del término “probiótico” en la Unión Europea.

Estancamiento legislativo

En la declaración presentada, los autores del escrito son muy claros. Consideran que, en 2006, la industria probiótica y otras partes interesadas dieron la bienvenida al Reglamento sobre declaraciones nutricionales y saludables (NHCR, EC 1924/2006) en donde se recogía la expresión “contiene probiótico”. Sin embargo, más de 10 años después de la entrada en vigor de este texto normativo, más de 300 declaraciones individuales de propiedades saludables probióticas han sido rechazadas o retiradas y tampoco existe, actualmente, ningún marco legislativo europeo para el uso del término “probiótico” en el etiquetado y/o en las comunicaciones con fines comerciales.

Las mismas entidades aseguran que la industria continúa apoyando el Reglamento EC 1924/2006 en sus objetivos de lograr la armonización y proteger al consumidor, pero insisten en que reconocer el término “probiótico” y garantizar la protección al consumidor no son objetivos mutuamente excluyentes sino perfectamente compatibles. Argumentan que es necesario trabajar en tres aspectos que deben quedar claramente diferenciados. Por un lado, aceptar el término “probiótico”, por otro, explicar cómo funcionan los probióticos y, por último, definir las declaraciones de salud específicas que pueden asociarse con las diferentes funciones de los probióticos.

 

...reconocer la categoría "probiótico" y garantizar la protección al consumidor no son objetivos mutuamente excluyentes sino perfectamente compatibles.

El consumidor, principal perjudicado

En la declaración firmada por IPA, EHPM y EDA se remarca que, sin esta información sobre los probióticos, los consumidores acaban confundiéndose y buscando información a través de Internet y otras fuentes no contrastadas. El resultado es una ineficaz política de gestión de riesgos y un peligro para la integridad de la industria. También se argumenta que, a raíz de la falta de un etiquetado “probiótico” en los alimentos, ha habido un crecimiento preocupante de productos no alimentarios que utilizan mensajes probióticos y referencias a efectos positivos sobre el intestino aumentando, de esta manera, la confusión en el consumidor.

En el escrito también se señala que la cláusula 17 del Reglamento de la UE sobre información alimentaria al consumidor (EU 1169/2011) establece que: “La consideración principal para exigir la obligatoriedad de la información alimentaria debe ser que los consumidores puedan reconocer y hacer un uso adecuado de los alimentos, así como tomar decisiones que se adapten a sus necesidades dietéticas individuales”. Sin embargo, las entidades consideran que la situación actual no permite que esto suceda en el caso de los probióticos en alimentos y complementos alimenticios.

Un trabajo previo ya realizado

Desde IPA Europa se apunta que, en 2005, la Asociación ya emitió un criterio sobre qué constituye un microorganismo probiótico en los alimentos, incluidos los complementos alimenticios. Parte de este criterio englobaba también aspectos de seguridad/calidad, etiquetado y eficacia, basados en una lista reconocida de cepas.

Por todo ello, en el escrito se concreta que la industria recomienda que el término “probiótico” sólo se use para describir microorganismos cuando se cumpla una determinada combinación de requisitos. Asimismo, se explica que el uso del término no requeriría una autorización específica, siempre que no se haga referencia a un efecto específico sobre la salud.

Por último, se plantea la posibilidad de aceptar el término “probiótico” como declaración nutricional para resolver el impasse actual de los probióticos en la UE.

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, en Afepadi estamos completamente de acuerdo en que es momento de fijar en la agenda legislativa europea el tema de los probióticos. Por tanto, cualquier iniciativa que se realice para salir de este estancamiento contará siempre con todo nuestro apoyo.

Visto 172 veces

Guía de Buenas Prácticas

De Fabricación y Comercialización para los Complementos Alimenticios
Edición Julio 2014

Visita este portal

Libro "Suplementación Nutricional"

¡Gratis!

Aviso Legal | Política de Cookies | Contactar
© 2013 | AFEPADI | C/ Aragón 208 | 08011-Barcelona (Spain) | Tel. (+34) 934 548 725

ATENCIÓN: este sitio Web utiliza "cookies" y otras tecnologías similares

Si Ud. continúa navegando por este sitio Web acepta expresamente el uso de cookies. Saber más

Acepto


Información sobre 'cookies': de acuerdo con la legislación Comunitaria vigente debemos solicitar su consentimiento para la utilización de 'cookies' que nos ayudan a comprender mejor el uso que los visitantes hacen de este sitio web y nos permiten mejorarlo para adaptarlo a sus necesidades e intereses. Si Ud. continua navegando por este sitio Web entendemos que nos da su consentimiento para el uso de 'cookies'.



Para más información puede consultar:
Política de Cookies
Aviso Legal